Serra d’Espadà

Hola a tod@s,

Estábamos preparando una entrada sobre la provincia de Teruel, pero no podemos dejar de escribir unas palabras sobre nuestra tierra: La Serra d’Espadà (Castelló).

Muchos ya habréis escuchado o leído noticias sobre el incendio forestal que está arrasando esta zona desde Artana a Onda y que se dirige hacia Alcúdia y Eslida.

Para nosotros, que hemos nacido y crecido aquí, ver cómo las llamas devoran lo que encuentran a su paso nos produce una mezcla de rabia, tristeza e impotencia (que son las palabras más repetidas cuando hablamos con amigos y familiares o cuando leemos las publicaciones en facebook o twitter).

Y es que hoy, todos nosotros hemos amanecido con el sufrimiento de ver nuestra tierra en llamas. Estamos profundamente agradecidos con todos los equipos de emergencias y voluntarios que trabajan y aúnan esfuerzos para combatir al fuego. Y hoy mantenemos la esperanza de que la naturaleza nos de, de nuevo y una vez esto haya acabado, una lección de supervivencia.

Nos quedamos con un deseo: que lo ocurrido recuerde (a quienes lo habían olvidado) o haga darse cuenta (a aquellos que ni si quiera habían reparado en ello) de la importancia de nuestros bosques, de cuidar el medio ambiente y de proteger y amar esta a tierra a la que pertenecemos.

Sabemos que los ecosistemas mediterráneos se han visto expuestos a incendios a lo largo de sus miles de años, que su existencia está relacionada con ello y que por ello han desarrollado estrategias  de supervivencia y regeneración. Es su naturaleza.  Pero no podemos olvidar que nosotros, como humanos, estamos interfiriendo en esta relación, agravándola considerablemente. No olvidamos la importancia de la gestión y la prevención, y que, la culpabilidad en estos casos, se reparte entre los negligentes y los que con sus recortes ponen en peligro el medio ambiente, y con ello nos ponen en peligro a todos.

Esperamos que el incendio se detenga lo antes posible, confiamos en el trabajo de los profesionales y también lo hacemos en la capacidad de resiliencia de este especial ecosistema, significativo por la presencia de los alcornocales (Quercus suber) que, a pesar de  encontrarnos a kilómetros de distancia, siempre será nuestro hogar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s