De Granada; la Alhambra y el Alto de San Miguel.

Hola a tod@s

Ya estamos aquí otra vez y hoy para hablaros de Granada. Esperamos que os guste 🙂

Que Granada es una cidudad con mucho encanto; que pasear por su barrio más antiguo, el Albaicín, es uno de los mayores placeres que ofrece esta ciudad y que es el sitio perfecto para ir de cañas (y de tapas) son cosas que ya sabíais de Granada pero que había que decir.

Sobre la Alhambra también se ha escrito mucho y seguro que podréis encontrar muchísima información (más de la que os vamos a dar en este post)*. Aún así, no se puede hablar de Granada sin reservar un hueco especial para la Alhambra. Esta ciudad andalusí empezó a levantarse a partir del sIX aunque su construcción ha sido resultado de distintas fases que dieron lugar al conjunto arquitectónico palatino que vemos actualmente. La Alhambra albergó en su interior a la población musulmana de Al-Ándalus y el reino de Granada después, hasta finales del sXV, constituyendo el último reducto musulmán durante la reconquista de los reyes católicos, y pasando definitivamente a manos cristianas en el año 1492.

dsc_0097

Lo que más nos sorprendió fue el salón de los embajadores, el palacio del Partal y las numerosas fuentes, con su curioso sistema de transporte del agua, distribuidas a lo largo de toda la Alhambra. Con todo, cada rincón de este lugar es especial y en él pudimos apreciar (miserablemente, teniendo en cuenta nuestra pobre formación en materia) la belleza de su arquitectura, sus acabados, el detalle en las yeserías, puertas y techos, así como la delicadeza de sus jardines. Durante el paseo, se despiertan todos los sentidos (Claro que, después de pagar 15€ por persona, ya se pueden despertar todos y cada uno de los mismos; lo de algunos precios en cosas que constituyen cultura es otro tema…); aquí, la imaginación nos transporta a las historias de príncipes cautivos, princesas musulmanas, caballeros cristianos y laúdes mágicos que en la primera mitad del sXIX escribió un señor llamado Washington Irving** después de pasar una temporada en esta inolvidable ciudad.

img_2329

Por último hacemos una breve alusión al Alto de San Miguel, ya que es donde teníamos la furgo y, para mí, uno de los mejores lugares de Granada. Desde este promontorio a los pies del cual se sitúa el barrio del Albaicín, puede contemplarse la ciudad en toda su extensión, y justo enfrente, imponente y majestuosa: la Alhambra. Desde aquí puede uno despertarse y contemplar las montañas de Sierra Nevada, del mismo modo que se puede disfrutar de uno de los atardeceres más espectaculares viendo caer el sol sobre la ciudad.

En definitiva, Granada (y la Alhambra) es arquitectura, es arte, es historia y es presente. Granada es pues: IMPRESCINDIBLE.

_

 Os dejamos algunos enlaces que pueden resultaros interesantes (a nosotros sí) 😉 :

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s